¿Por qué es tan difícil ser vegano?

Has cambiado. Viste un reportaje en la televisión sobre la explotación animal y algo se despertó en tu interior: has decidido no volver a probar el jamón, las salchichas o la leche. Pero no solo eso: ya no vestirás con piel o lana, ni te caracterizarás en Halloween con cosméticos que lleven extracto de cochinilla (E120).