Analizando el etiquetado de unos “snacks saludables”

Primero me fijé en los ingredientes, recordando siempre que el primer ingrediente es el que va a estar en mayor proporción en el producto, el segundo es el segundo en proporción y así sucesivamente. Pues bien, como podéis observar (tenéis la imagen abajo), el 80% del producto es maíz y arroz (no integral, por supuesto, de ser así pondría “…integral” o “…de grano entero”). Bien, nos encontramos con dos cereales desprovistos de su salvado y germen, ¿qué nos queda? El endospermo, es decir, almidón que nuestro intestino “romperá” en monómeros de glucosa… ¿y entonces qué? Pues tenemos una fuente de calorías vacías sin ningún interés nutricional.