¿Cuáles son los beneficios reales de los probióticos?

De un tiempo a esta parte, los probióticos han sido añadidos a diversos alimentos o vendidos en farmacias para el tratamiento o prevención de diversas patologías, debido a la capacidad de estos microorganismos para competir con la microbiota intestinal patógena o modular la respuesta inmune del huésped. Entre otras cosas, se han usado para el tratamiento o prevención de enfermedades inflamatorias intestinales, intolerancias, alergias, cáncer, caries, etc. De hecho, el papel que pueden jugar los probióticos en la salud se ha venido investigando desde hace años. Aún así, a día de hoy, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) no permite atribuir propiedades saludables a aquellos alimentos que contengan probióticos.

¿Qué es el “resistoma” bacteriano?

El “resistoma” bacteriano puede definirse como la colección de todos aquellos genes que contribuyen, ya sea de manera directa o indirecta, a la resistencia de las bacterias y, por extensión, a la resistencia de las mismas a los antibióticos. Estos genes han sido hallados en hielo, cuevas y en abismos oceánicos de muchísima antigüedad, por lo que se deduce que no forman parte de la historia reciente del pangenoma (cúmulo de genes presentes en el genoma de todos los organismos procariotas presentes en la biosfera).

Dieta baja en FODMAP y síndrome del intestino irritable

Desde hace algunos años, las dietas bajas en FODMAP han ido incrementando su presencia en el día a día terapéutico, ya que se observó que la reducción del consumo de FODMAP podría ser útil para mejorar la sintomatología del síndrome del intestino irritable (SII), un desorden gastrointestinal muy común. De hecho, podría ser recomendable para mejorar, significativamente, síntomas como diarrea, hinchazón y dolor abdominal.