La insulina y el ejercicio físico

La insulina es una hormona secretada por las Células β de los islotes de Langerhans en el páncreas endocrino. Posee un efecto anabólico y anticatalítico y va a llevar a cabo acciones no sólo en el metabolismo de los glúcidos, sino también en el de los lípidos y proteínas.  En cuanto a los glúcidos, la insulina favorece el uso de la glucosa como combustible metabólico, aumentando la captación de glucosa por parte de las células. Niveles altos de glucosa en sangre favorecen la secreción de insulina, la cual provocará la disminución de la glucemia, haciendo que cese la liberación de insulina (feedback negativo).