¿Son peligrosas las bebidas energéticas?

Como habréis notado en el título, “bebidas energéticas” aparece entrecomillado. La EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) y Julio Basulto también lo entrecomillan. ¿Por qué hacen esto? Pues porque, aunque estas bebidas sean denominadas como “energéticas” por sus fabricantes, la mencionada EFSA no permite que los productores de las mismas les atribuyan propiedades tales como las de mejorar, entre otras, el tiempo de reacción, la memoria, el estado de alerta, el rendimiento mental, etc. Pero, ¿son peligrosas?

¿Son útiles los suplementos de colágeno?

Cada vez más, los suplementos de colágeno están invadiendo las estanterías de nuestras casas. Nuestro cuñado nos los ha recomendado y les atribuye propiedades excepcionales para tratar patologías articulares e incluso para mantener la juventud de nuestra piel. Nosotros no solemos creer a nuestro cuñado, así que hemos decidido investigar, pero vamos a empezar por el principio: los aminoácidos.

¿Qué sabemos sobre los aditivos alimentarios?

En el Código Alimentario Español, los aditivos vienen definidos como sustancias que pueden adicionarse de forma intencional a alimentos y bebidas sin propósito de cambiar su valor nutritivo, con el fin de modificar sus características, sus técnicas de elaboración o conservación, o para mejorar la adaptación al uso al que se destinan.

El aceite de palma y sus circunstancias (parte II)

Hace unos años, el etiquetado permitía que se leyeran frases del tipo “hecho con aceite vegetal”, sin especificar la procedencia del aceite que se había usado. No fue hasta el año 2011 cuando la normativa europea publicó el Reglamento 1169/2011, mediante el cual se pretendía que la información alimentaria facilitada al consumidor fuera más clara. Esto hizo, entre otras cosas, que los países miembros tuvieran que adaptar la ley, consiguiendo que hubiera que especificar, por ejemplo, qué tipo de aceite vegetal se había utilizado para la elaboración de un producto alimentario, aunque no fue hasta el 13 de diciembre de 2014 cuando entró en vigor.

El aceite de palma y sus circunstancias (parte I)

El aceite de palma es un aceite o grasa vegetal que se obtiene de la pulpa o mesocarpio del fruto de la palma, siendo el más común el aceite de la palma africana (Elaeis guineensis). Actualmente, después de ser introducida en Asia y América, el cultivo mayoritario se produce en Malasia y en Indonesia. Otros países importadores de este aceite son Tailandia, Colombia, Papúa Nueva Guinea, Camboya, Brasil, África occidental o México. Aunque sus principales usos se destinan a la industria alimentaria, también está presente en otras, como la industria cosmética.

Mercurio y consumo de pescado

Al oír la palabra “mercurio”, a algunos os sonará a un liquido extraño y espeso que contenían los antiguos termómetros. A otros se os vendrá a la cabeza un pequeño planeta pegado al sol o incluso un dios mitológico caracterizado por usar sandalias con alas. Lo cierto es que cuando los científicos nos referimos al mercurio, solemos referirnos a un elemento químico (de esos que aparecen en la tabla periódica).

¿Qué pasó con el desayuno de nuestras defensas?

Según se puede leer en el mencionado Reglamento de la UE, si un producto alimentario contiene piridoxina (cumpliéndose una serie de criterios), es lícito afirmar que dicho producto ayuda al normal funcionamiento del sistema inmunitario. Resulta lógico pensar que el consumidor va a seguir comprando este alimento debido a dicha característica funcional, sin saber que la famosa leche fermentada no ayuda al normal funcionamiento del sistema inmune debido al Lactobacillus patentado que contiene, sino que es la vitamina B6 a la que se le atribuye esta propiedad. Lo que los consumidores quizás no sepan es que ésta vitamina se encuentra en carnes, pescados, frutos secos, verduras (3), etc...

Blog de WordPress.com.

Subir ↑