¿Son peligrosas las bebidas energéticas?

Como habréis notado en el título, “bebidas energéticas” aparece entrecomillado. La EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) y Julio Basulto también lo entrecomillan. ¿Por qué hacen esto? Pues porque, aunque estas bebidas sean denominadas como “energéticas” por sus fabricantes, la mencionada EFSA no permite que los productores de las mismas les atribuyan propiedades tales como las de mejorar, entre otras, el tiempo de reacción, la memoria, el estado de alerta, el rendimiento mental, etc. Pero, ¿son peligrosas?

Biotecnología: el uso de las microalgas

Las microalgas pueden dar lugar a diferentes tipos de biocombustibles renovables, por lo que podrían ser una buena alternativa al uso de combustibles fósiles. Además, también se están usando en industria cosmética, farmacéutica, alimenticia o nutracéutica, pudiendo ser un gran recurso para alimentación animal y humana, así como un buen fertilizante. Y es que, de entre los beneficios de los mencionados compuestos bioactivos de las microalgas (como beta-carotenos, astaxantina, ficocianobilina, etc.), podemos encontrarnos con que pueden poseer actividad antimicrobiana, antiinflamatoria, o antioxidante, entre otras

Analizando el etiquetado de unos “snacks saludables”

Primero me fijé en los ingredientes, recordando siempre que el primer ingrediente es el que va a estar en mayor proporción en el producto, el segundo es el segundo en proporción y así sucesivamente. Pues bien, como podéis observar (tenéis la imagen abajo), el 80% del producto es maíz y arroz (no integral, por supuesto, de ser así pondría "...integral" o "...de grano entero"). Bien, nos encontramos con dos cereales desprovistos de su salvado y germen, ¿qué nos queda? El endospermo, es decir, almidón que nuestro intestino "romperá" en monómeros de glucosa... ¿y entonces qué? Pues tenemos una fuente de calorías vacías sin ningún interés nutricional.

¿Qué sabemos sobre los aditivos alimentarios?

En el Código Alimentario Español, los aditivos vienen definidos como sustancias que pueden adicionarse de forma intencional a alimentos y bebidas sin propósito de cambiar su valor nutritivo, con el fin de modificar sus características, sus técnicas de elaboración o conservación, o para mejorar la adaptación al uso al que se destinan.

El aceite de palma y sus circunstancias (parte II)

Hace unos años, el etiquetado permitía que se leyeran frases del tipo “hecho con aceite vegetal”, sin especificar la procedencia del aceite que se había usado. No fue hasta el año 2011 cuando la normativa europea publicó el Reglamento 1169/2011, mediante el cual se pretendía que la información alimentaria facilitada al consumidor fuera más clara. Esto hizo, entre otras cosas, que los países miembros tuvieran que adaptar la ley, consiguiendo que hubiera que especificar, por ejemplo, qué tipo de aceite vegetal se había utilizado para la elaboración de un producto alimentario, aunque no fue hasta el 13 de diciembre de 2014 cuando entró en vigor.

El aceite de palma y sus circunstancias (parte I)

El aceite de palma es un aceite o grasa vegetal que se obtiene de la pulpa o mesocarpio del fruto de la palma, siendo el más común el aceite de la palma africana (Elaeis guineensis). Actualmente, después de ser introducida en Asia y América, el cultivo mayoritario se produce en Malasia y en Indonesia. Otros países importadores de este aceite son Tailandia, Colombia, Papúa Nueva Guinea, Camboya, Brasil, África occidental o México. Aunque sus principales usos se destinan a la industria alimentaria, también está presente en otras, como la industria cosmética.

El misterioso caso del azúcar enmascarado

Últimamente has oído por ahí que el café es saludable. Que si tiene compuestos bioactivos, que mejora la atención, los reflejos, etc. Tu cuñado, que está en un club de atletismo, te ha dicho que moviliza las reservas de grasa y que mejora la reposición del glucógeno muscular después del ejercicio. Te han convencido, tu cuerpo te pide café y tomas la decisión de ir al supermercado. En la sección de cafés e infusiones decides escoger un cappuccino, que es tu favorito desde que lo probaste, cubierto de nata, en aquel pub irlandés.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑