¿Qué es el “resistoma” bacteriano?

El “resistoma” bacteriano puede definirse como la colección de todos aquellos genes que contribuyen, ya sea de manera directa o indirecta, a la resistencia de las bacterias y, por extensión, a la resistencia de las mismas a los antibióticos1,2. Estos genes han sido hallados en hielo, cuevas y en abismos oceánicos de muchísima antigüedad2, por lo que se deduce que no forman parte de la historia reciente del pangenoma (cúmulo de genes presentes en el genoma de todos los organismos procariotas presentes en la biosfera)2. Y es que la microbiota del suelo podría estar actuando como un reservorio de “resistoma“, estando éste disponible para organismos procariotas causantes de enfermedades3, es decir, se produce una compartición genética del mencionado “resistoma” entre especies y géneros, denominada mobiloma2,3. Tanto es así, que se ha descubierto microbiota del suelo resistente a varias clases de antibióticos como los aminoglucósidos, las tetraciclinas o las β-lactamasas3. Y no sólo eso, también se produce transferencia de estos genes de resistencia en nuestra microbiota, entre los organismos comensales y los oportunistas patógenos, pudiéndose crear cepas de patógenos resistentes a múltiples fármacos4. Este “resistoma” bacteriano, además, se produce por frecuentes mutaciones diferentes según el organismo procariota del que se trate, aunque se dan con mayor continuidad en las llamadas bacterias hipermutadoras, es decir, bacterias con un sistema de reparación de ADN defectuoso5.

Además, la adquisición de genes de resistencia en la microbiota intestinal se produce inmediatamente después del nacimiento6. De hecho, en un estudio publicado en Scientific Reports7, se vio que los genes de resistencia a los antibióticos de la microbiota intestinal se acumulan desde la infancia hasta la edad adulta, volviéndose más complejos a medida que pasa el tiempo. Esto hechos sugieren que el abuso de terapia antibiótica no sólo podría afectar, y de manera acumulativa, a una persona en concreto, sino que las resistencias que se crean son compartidas y heredadas, pudiendo trascender generaciones y, en consecuencia, generar un severo problema de salud pública.

Obviamente, que las bacterias puedan adquirir e, incluso, compartir genes de resistencia a antibióticos no hace sino complicar un problema global que, además, se va agravando con el tiempo mediante el uso indiscriminado de antibióticos (probablemente, todos hemos sido testigos de la “autoprescripción” de amoxicilina para tratar un resfriado común de etiología vírica). Por ello, quizás sería conveniente hacer nuevas políticas de salud pública y educación para la salud, de tal manera que se empoderara a la población en sus decisiones con respecto a la prevención y tratamiento de enfermedades. Además, habrían de fomentarse nuevas líneas de investigación destinadas al desarrollo de nuevos antibióticos.

BIBLIOGRAFÍA:

  1. Wright GD. The antibiotic resistome. Expert Opin Drug Discov. 2010 Aug;5(8):779-88.
  2. Gobernado M. Uso de antibióticos y consecuencias evolutivas para el resistoma, mobiloma y pangenoma microbiano [Internet]. 2015. Disponible en: http://www.microbiologiaysalud.org/wp-content/uploads/2015/10/M.-Gobernado_.pdf
  3. Forsberg KJ, Reyes A, Wang B, Selleck EM, Sommer MO, Dantas G. The shared antibiotic resistome of soil bacteria and human pathogens. Science. 2012 Aug 31;337(6098):1107-11.
  4. Van Schaik W. The human gut resistome. Phil. Trans. R. Soc. 2015. B370: 20140087.
  5. Oliver A, Canton R, Campo P, Baquero F, Blazquez J. High frequency of hypermutable Pseudomonas aeruginosa in cystic fibrosis lung infection. Science. 2000;288:1251–4.
  6. Von Wintersdorff CJ, Wolffs PF, Savelkoul PH, Nijsen RR, Lau S, Gerhold K, Hamelmann E, Penders J. The gut resistome is highly dynamic during the first months of life. Future Microbiol. 2016;11(4):501-10. doi: 10.2217/fmb.15.154. Epub 2016 Apr 11.
  7. Lu N, Hu Y, Zhu L, Yang X, Yin Y, Lei F, Zhu Y, Du Q, Wang X, Meng Z, Zhu B. DNA microarray analysis reveals that antibiotic resistance-gene diversity in human gut microbiota is age related. Sci Rep. 2014 Mar 12;4:4302. doi: 10.1038/srep04302.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: