El misterioso caso del azúcar enmascarado

Últimamente has oído por ahí que el café es saludable. Que si tiene compuestos bioactivos, que mejora la atención, los reflejos, etc. Tu cuñado, que está en un club de atletismo, te ha dicho que moviliza las reservas de grasa y que mejora la reposición del glucógeno muscular después del ejercicio.

Te han convencido, tu cuerpo te pide café y tomas la decisión de ir al supermercado. En la sección de cafés e infusiones decides escoger un cappuccino, que es tu favorito desde que lo probaste, cubierto de nata, en aquel pub irlandés.

Llegas a casa y caes en la cuenta… No has mirado los ingredientes ni la composición nutricional. Recuerdas que un dietista-nutricionista te dijo que el orden de los ingredientes era decreciente, es decir, que el primer ingrediente que aparece es el que está presente en mayor cantidad y así ocurre, sucesivamente, hasta el último ingrediente. Además, te viene a la cabeza algo sobre que la OMS recomienda 25 g de azúcar, como muchísimo, al día (o algo así decía un médico de atención primaria que aparecía en televisión).

Abres la bolsa de la compra y sacas el “tarrito” de ¼ de kilo, lo volteas y… ¡Ahá! ¡Te la han colado! Te percatas de que tu café tiene 54 “gramazos” de azúcar por 100 g de producto. El pánico nutricional se desata y, con espanto, descubres que el primer y mayoritario ingrediente de tu exótico café italiano es (pausa dramática) el azúcar.

azucar-con-cafe-3.jpg

Consternado y tambaleante, te sientas en la silla más cercana y lo miras, pero el cappuccino también te mira a ti, altivo. Sabes que tienes que hacer algo, de lo contrario lo acabarás consumiendo, o peor, él te acabará consumiendo a ti. Finalmente decides agarrarlo mientras te debates entre la ira y el pavor. Abres la despensa, lo introduces violentamente en sus profundidades y lo encierras allí para siempre. Quizás nunca vuelvas a verlo, quizás solo haya sido un mal sueño o quizás permanecerá atento y expectante, con la esperanza de que llegue aquel día en el que te quedes sin café de verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: