¿Qué pasó con el desayuno de nuestras defensas?

Hoy voy a hablar de lo que pasó con el desayuno de nuestras defensas. Me refiero a lo sucedido con una de las más famosas leches fermentadas del mercado, comercializada por una empresa muy conocida a la que llamaremos La Empresa. En un primer momento, y al no haber evidencia de que la leche fermentada, enriquecida con su famoso y patentado Lactobacillus “ayudara a nuestras defensas” (1), se produjo la prohibición, por parte de la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria), de éste falso eslogan publicitario. Una vez asestado este duro golpe a La Empresa, pudo parecer que la multinacional se quedó sin recursos, pero no fue así. De hecho, poco más tarde, se pudo leer otro eslogan muy similar al anterior: “ayuda al normal funcionamiento de tu sistema inmunitario”, ¿cómo era esto posible después de la prohibición de la EFSA?

Resulta que, en mayo de 2012 se publicaba el Reglamento de la Comisión Europea Nº 432/2012, por el que se establece una lista de declaraciones autorizadas de propiedades saludables de los alimentos, distintas de las relativas a la reducción del riesgo de enfermedad y al desarrollo y la salud de los niños (2). En el mencionado reglamento podemos encontrar una “Lista de propiedades saludables autorizadas”. En dicha lista, aparece un nutriente o sustancia, la declaración permitida (en un producto alimentario que contenga dicha sustancia) y las condiciones de uso de cada declaración, entre otras cosas. Pues bien, resulta que La Empresa movió ficha de manera muy ingeniosa; añadió vitamina B6 (piridoxina) a su leche fermentada. Y es que, según se puede leer en el mencionado Reglamento de la UE, si un producto alimentario contiene piridoxina (cumpliéndose una serie de criterios), es lícito afirmar que dicho producto ayuda al normal funcionamiento del sistema inmunitario. Resulta lógico pensar que el consumidor va a seguir comprando este alimento debido a dicha característica funcional, sin saber que la famosa leche fermentada no ayuda al normal funcionamiento del sistema inmune debido al Lactobacillus patentado que contiene, sino que es la vitamina B6 a la que se le atribuye esta propiedad. Lo que los consumidores quizás no sepan es que ésta vitamina se encuentra en carnes, pescados, frutos secos, verduras (3), etc.

Por si queréis ampliar información, aquí tenéis un post de José M López Nicolás, donde lo explicó todo de una manera magistral, hace ya 5 años.

Bibliografía:

  1. Meléndez-Illanes L, González-Díaz C, Chilet-Rosell E, Álvarez-Dardet C. Does the scientific evidence support the advertising claims made for products containing Lactobacillus casei and Bifidobacterium lactis? A systematic review. J Public Health (Oxf). 2016 Sep;38(3):e375-e383. Epub 2015 Oct 29.
  2. Diario Oficial de la Unión Europea. REGLAMENTO (UE) No 432/2012 DE LA COMISIÓN de 16 de mayo de 2012 por el que se establece una lista de declaraciones autorizadas de propiedades saludables de los alimentos distintas de las relativas a la reducción del riesgo de enfermedad y al desarrollo y la salud de los niños [Internet]. 2012 [consultado el 10 Enero de 2017]. Disponible en: https://www.boe.es/doue/2012/136/L00001-00040.pdf
  3. Moreiras O, Carbajal A, Cabrera L, Cuadrado C. TABLAS DE COMPOSICIÓN DE ALIMENTOS. Guía de prácticas. 18 ª ed. Madrid: Pirámide; 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: